fbpx

Suelo pélvico

Suelo pélvico

Suelo Pelvico en San Fernando

Muchos problemas de salud de las mujeres tienen su origen en los músculos del suelo pélvico. Cuando estos músculos se debilitan o tienen un exceso de tensión, producen una variedad de síntomas incómodos e incluso dolorosos.

Problemas como incontinencia urinaria o anal, caída o prolapsos de las vísceras pélvicas (vejiga, útero, recto), dolor perineal, estreñimiento, dispareunia o dolor en las relaciones sexuales… son patologías que desde la Fisioterapia Pelviperineal podemos evaluar y tratar, ayudando a mejorar la calidad de vida de la paciente.

Utilizamos diferentes técnicas, que no suponen ningún riesgo ni efectos adversos para la paciente. Pueden ser técnicas externas, o intracavitarias, previamente hablado y consensuado con la paciente, explicando el tratamiento de una manera clara y concreta y prestando la mayor privacidad y confianza por parte del fisioterapeuta.

Técnicas de reeducación:

Terapia manual: liberación miofascial, estiramientos, movilizaciones, osteopatía, masaje perineal, trabajo de cadenas musculares… todo ello buscando reeducar presiones/tensiones abdominales, torácicas y pélvicas.

Electroestimulación: a través de impulsos eléctricos totalmente indoloros, la paciente podrá tomar conciencia de la musculatura de su periné, mejorar la fuerza, bajar la hiperactividad de la vejiga y así las urgencias miccionales, y disminuir el dolor.

Biofeedback: es un aparato que detecta la contracción de un determinado músculo, en este caso, la musculatura perineal, abdominal y pélvica, cuantificando cómo de fuerte es esa contracción y ayudando a su toma de conciencia y reeducación.

Gimnasia Abdominal Hipopresiva y ejercicios específicos de fortalecimiento abdominal y perineal.

Reeducación postural: es fundamental conseguir un equilibrio en la postura, donde la cabeza, el tórax y la pelvis encuentren su alineación correcta, evitando hiperpresiones abdominales y un mal reparto de estas presiones hacia el periné. Durante el embarazo, en el postparto o incluso fuera de estos momentos, puede haber vicios posturales mal adquiridos que provoquen o acentúen los problemas del suelo pélvico.